domingo, 4 de mayo de 2014

Inventario marginal.

Pensaba en algo moderno, en las formas de conocer el mundo. Pensaba en tantas invenciones. Me preguntaba si lo que determinaba nuestro estado de modernidad era el artilugio de sentirnos a la vanguardia tecnológica o si por el contrario, esos mismos artefactos nos llevaron a un estado mayor. El asunto se volvió tedioso, y busqué expresar mis ideas con imágenes. Corriendo el riesgo, claro está, de ser aún menos claro.


Ahora, la cuestión es de narraciones. Narrar desde lo moderno o más allá. En últimas entender eso nos ayuda a narrar-nos. Entonces salí en busca de artefactos que activaran la conciencia. Quizás todo consiste en una ilusión, cuestión de perspectivas y de teorías que llenan la cabeza de un montón de ideas acerca de la modernidad y etc. O de formas complacientes que nos llevan a asumirnos a la altura de un mundo que puede no andar a nuestro ritmo o viceversa. 


A cielo abierto.
                                                   
Conversaciones entre una lámpara de calle y unos cables de alta tensión. 





Estadística.

De cómo una misma cuestión plantea dos posibilidades. Ambas posibilidades son de cuidado, pero el secreto está en no resultar herido.


Pormenor.

Contraste entre la madera rústica y el artefacto eléctrico, como señal de una convivencia saludable entre  la opulencia y la escasez. Es que la estratificación en las zonas marginadas se mide por el número de enchufes y tomacorrientes. 




La corona.

Los gigantes aún existen. Ahora son más funcionales, siguen dando miedo, pero uno logra afrontarlo.  A veces disparan centellas, o hacen ruidos extraños. El riesgo queda atrás cuando la casa está anclada a una tierra que si dejas otro podría invadir.



Lúcido.

Como el ojo del destino, la luz es sinónimo de compañía. La oscuridad es el olvido, el castigo. En el margen, la luz se vuelve un acto de resistencia. 




Por: Márquez

1 comentario:

Yolanda Castaño dijo...

Julio, muy interesante, cuando logramos una narración fluida, se puede escribir de lo mas simple o lo mas complejo a nuestros ojos. Abrazos, sigue así, pronto tendré que comprar el libro.