lunes, 16 de junio de 2014

¿A dónde fue Peter Pan?


El escenario aparece. Wendy empieza a leer un cuento de  piratas a los niños. Estoy esperando para abordar al avión.  Hay una sensación extraña en el estómago, quizás sea ansiedad, o simplemente hambre. Todas las luces son blancas. Wendy lee con dedicación y los niños imaginan que son ellos los personajes de ese cuento.  Tres camas y un perro a los pies de los niños. Subo con cuidado para no evidenciar mi inexperiencia. Busco la silla y me acomodo. El avión despega y empiezo a ver el mar como quien admira un cuadro impresionista. La luz sobre las formas.

Ahora los niños duermen. Todo está en calma. Una señora a la derecha insiste en comentar la obra. Peter pan llega volando. Las nubes son ficciones gaseosas, el avión las atraviesa y yo imagino que un castillo se eleva desde un cúmulo a lo lejos.  Ahora debo estar de cabeza, pienso. De cabeza como le pasa a algunos personajes en las películas. Peter vuela, recorre el espacio y aterriza cerca de los niños, camina con cuidado y una luz verde hace un ruido de campana.


Los niños se van con Peter y Campanita siente celos de Wendy. Hay una danza.  El arcoíris es un montón de hadas de colores que bailan después de la lluvia. Todo se ve pequeño, como los mapas en las clases de geografía. ¿Qué es un accidente geográfico?- preguntaba la seño Aura.  Montañas, valles, ríos.  Todo se ve pequeño. Luego desaparecen las formas y solo hay nubes. Y Peter llega a Neverland.

El cocodrilo lleva un tic tac por dentro. Garfio le teme. El tiempo en el aire es como una línea que se prolonga. El cocodrilo sigue y Garfio huye. ¿Qué desea tomar, señor?- pregunta la azafata. Tiene una cara bonita. Los indios danzan en el escenario. Durazno- le respondo. El jefe indio da instrucciones. Los niños perdidos escuchan a Wendy leer sus historias. Aterrizamos. Esta es una ciudad muy fría.

Neverland está llena de Sirenas; de niños perdidos que tiene en los ojos la soledad de los  abandonados. Peter baila y Wendy siente deseos de regresar. En algún momento de nuestra vida, algo ocurre, es un click, un cambio en el sentido de las cosas, dejamos de parecer niños perdidos para volvernos adultos que no pueden volar. Empieza la batalla. Garfio y Peter se enfrentan, es una batalla de siglos. Es ver cómo el mundo se enfrenta. El ser humano quebrado entre la inocencia y el miedo al tiempo.


Sucede siempre, despiertas y ya todo se ha ido. El escenario está vacío. La gente aplaude y las calles esperan por ti.  Esta es una ciudad que vale la pena explorar, decían. Caminas en la noche, sientes cómo es posible ser un extranjero. Hay un bar con baladas románticas de ayer y hoy.  Está lleno. Recuerdas el barco de Garfio con los niños perdidos atados. Un tipo imita a Gloria Trevi, sonríes viéndolo en el performance. Hay un halo de juventud en él, como si fuese posible detener el tiempo en alguna parte del ser humano. Vuelves, te recoges entre sábanas, y sientes que el tic tac sigue allí, que no solo se traga a Garfio sino que está dispuesto a hacer lo mismo con todos. Al día siguiente estás volando, entre las nubes. Piensas en todos los que se cuestionan por el paradero de Wendy y sus hermanos. Mientras tú, en un momento del vuelo, te descubres preguntándote ¿a dónde fue Peter Pan? 


por: Márquez.

2 comentarios:

Juan Pájaro Velásquez dijo...

Voy a hacer el comentario más corto de mi vida: me gustó

Yolanda Castaño dijo...

Lo bueno se repite, lo volví a leer y me encanto aún mas, me alegra que me refresques la memoria con este artículo, Gracias, si amaré ser Retro.